Viajar a Alemania: historias y fotos de un maravilloso viaje a Alemania

Viajar a Alemania: historias y fotos de un maravilloso viaje a Alemania

¡ERINNERE!

viaje a alemania

MIMMA Y ALBA HAN ENCONTRADO LOS 4 PERROS, EL CAMPER Y, LO QUE NO VA, UN MARIDO, TODOS VIAJANDO A ALEMANIA

Viernes 23 de mayo de 2003 Salida h. 10,30 - 0,00 km

En este viaje la población canina es mayoritaria: cuatro chihuahuas contra tres humanos.

Afortunadamente, está Pepito para supervisar con su tranquilo equilibrio los excesos de los extraterrestres, compuestos por la habitual reina Bonita (gracias a la falta de éxito de la que venimos viajando, desde el verano pasado, a lo largo y ancho de Europa), de su hija Querida, tierna focomélica sobreviviente, debido a un destino burlón, un parto lamentable y difícil en el que falleció su sano hermanito, dejándole el testigo por un camino de vida de tres patas, cansado ya desde el principio.

Querida, luchando y tropezando, sin embargo creció serena, rodeada del cariño y protección de todos los humanos. Cariñosamente apodada "Zampanò", casi te hace olvidar su deficiencia cuando, en la carrera, zumba tan rápido como una astilla, gracias a la velocidad que le permite mantener un equilibrio casi perfecto, excepto para atascarse en el morro en el momento de la detención, y luego agitar y reanudar su marcha cojeando, como si nada hubiera pasado.


Ramon


Paco

Ramón, en cambio, pertenece al grupo geriátrico de la horda salvaje, que normalmente se queda en casa, actúa de vez en cuando como acompañante, tanto porque se preocupa por él como porque a medida que envejece se ha convertido en un gran dolor. en el culo y no muere para romperlos ante el un absoluto mayor Paco, de 17 años, que se agarra el alma con los dientes, se levanta de milagro y es la víctima predilecta de los excesos "juveniles" de un niño de 12 años. Ramon.

Nos acercamos a Suiza a través del recuerdo de un pasado que me aprieta la garganta.

Saronno, Turate, Lomazzo, Pianbosco: nombres grabados en el fondo de la memoria, que este viaje trae a la superficie de inmediato, reavivando un presente que nunca quiso ser pasado.

Años, meses, días, horas, esculpidos en estos caminos recorridos de ida y vuelta por mis hijas, por mi esposo, por mí y abandonados para llegar quién sabe qué destino, sin darme cuenta de que la meta estaba ahí, ya estaba alcanzada. Encuéntrate en el lugar donde te gustaría estar y ríndete para perseguir otro futuro; entregar once años de la vida a una casa y luego marcharse, traicionarla y traicionarnos a nosotros mismos.

Sé que un día mi hija volverá a comprar nuestra casa a la que llamó, en uno de sus poemas, "madre de nuestras vidas". Estoy seguro de que lo hará, porque en ese bosque encantado queda una promesa y ella no la olvidará. Lo mantendrá.

Sábado 24 de mayo de 2003 Salida h. 10.30 - Km 690

Nos dirigimos a Baden Baden por Schwarzwald (Selva Negra).

Nos adentramos en el fondo del valle del bosque, encontrando aldeas limpias y ordenadas, ambientadas en un tiempo atemporal, protegidas por suaves colinas, generosas en vegetación. Luego, mientras remontamos el Schwarzwald, nos encontramos con vastas áreas de árboles muertos, fantasmas de gigantes socavados por la corrosión de la lluvia ácida, como denunció, hace ya treinta años, uno de mis grandes mitos el etólogo Konrad Lorenz.


Bosque Negro

Paramos en un Rasthof (campo) y dejamos que los cuatro perros se bajen a dar un paseo higiénico.

Mientras avanzo con tres de ellos, con cuidado de no tropezar con las enormes raíces que emergen del suelo, a mis espaldas escucho a Romano murmurar a Pepito, entre incrédulo y sentido: "... oh Pepi, '¿no hacer nada?". . estamos en la Selva Negra, '¿son suficientes los árboles para ti? !!! ... "

Pepito, de hecho, no parece muy impresionado por el hecho de estar rodeado de miles de árboles, de los que ni siquiera imagina la copa, y sigue considerando las humildes plantitas del sotobosque, de no más de diez centímetros de altura. , de gran satisfacción, pero que considera más adecuado para el levantamiento de piernas de un chihuahua.

A primera hora de la tarde llegamos a Baden Baden, una famosa ciudad balneario de los siglos pasados, una joya engastada en una naturaleza delirante de rododendros, azaleas, rosas y árboles; árboles tan antiguos como imponentes, misteriosos monumentos vegetales.

Hay un ambiente centroeuropeo, hecho de desprendimiento y cuidado, discreción y refinamiento.

Todo es como debe ser, como debe parecer: perfectamente perfecto. Gentileza, gracia y amabilidad: así se coloca la ciudad, así se coloca a la gente, así se colocan los carruajes con las parejas y el conductor con bombín, así son hasta los autos, relucientes, limpios, estacionados y guiados con mimo, educados, conscientes de ocupar un espacio que no les pertenece, un espacio representativo de una época pasada, la Belle Epoque, pero aún perceptible en la languidez de los lomos de glicinias blancas, en las decoraciones libertarias del vidrio o barandillas, en la romántica redundancia de arbustos en flor


Baden Baden


Cenador de Baden Baden

En la plaza, en el gran mirador frente al Casino, la orquesta, a las cuatro, comienza a tocar la música de Mahler ante un público exigente y admirado.

Siento que no debería estar aquí, sino mi marido. Sé que este es su mundo, el mundo de su origen familiar materno, su origen centroeuropeo, al que se siente cada vez más perteneciente a medida que envejece y del que, cada vez con mayor frecuencia, lamenta.

Por supuesto, viviendo en el centro de Italia, encuentra muy poco de estas atmósferas susurradas, de estas tranquilas y floridas melancolías. Muriendo sus padres y alejándose del resto de su familia, ciertas costumbres, ciertos rituales, ciertas comidas, ciertos sabores, ciertos aromas han desaparecido para él.

Permanecen en la memoria, a veces despertados hasta el punto de la emoción, por la música, por una imagen, por un perfume inesperado.

Aunque no me pertenezca, admiro mucho esta cultura centroeuropea que se ha extendido durante los dos últimos siglos con su refinada elegancia y elegancia indiferente.

Domingo 25 de mayo Salida h. 10,20 - Km 1,116

Dormimos en un camping mal equipado cerca de Worms (una antigua ciudad de origen celta en Renania-Palatinado), pero ubicado en un lugar encantador, lleno de árboles y vegetación, a orillas del Rin.

Conscientes de la llegada de las SS a Alemania, a ninguno de nosotros se nos había pasado por la cabeza continuar con la arriesgada pero electrizante "campaña europea de fertilización del suelo" (que tanto éxito tuvo en Andalucía y un poco menos en Francia). 'Es cierto que Romano , tan pronto como llegó a Siena desde Velletri, inmediatamente me mostró, con un orgullo mal disimulado, un fantástico y enorme saco de plástico verde resistente, completo con una tubería y una boquilla de entrada para la recolección de excrementos humanos (para perros mucho más moderados siempre bastan las bolsas verdes).

"Con esto", me anunció Romano, "ya no tendremos preocupaciones: ¡podemos abundar!"

"Sí", pensé sin expresarme, atravesada por una duda acre, "pero ¿cuánto pesará cuando esté lleno de ... contenido?". Orgullosos, por lo tanto, de nuestro nuevo equipo, esta mañana lo cabreamos.

Nunca vaciar "du cabinet chimique" fue más espantoso y abrumador. Sin entrar en detalles, en un momento determinado nos encontramos con una enorme bolsa de material imposible de rastrear sin la ayuda de un carro para maletas, que habíamos utilizado previamente para su uso, no sin antes incurrir en algún derrame involuntario del contenido.

Aterrorizado por los recuerdos inolvidables de las SS, inmediatamente procedí a recoger lo que pude usando las bolsas para perros, Romano se apoderó de la bolsa y desapareció hacia los baños con el carrito y todo, Mimma corrió a buscar la escobilla y yo se la entregué. para quitar cualquier rastro del desprendimiento involuntario de ... escoria.

Cuando, satisfechos con nuestro trabajo, con una sensación de vértigo por el peligro escapado, llegamos a Romano en el lugar encargado de descargar, lo encontramos cerca de un infarto, abrazando su costal, el carro abandonado afuera de la entrada a los pies. de los escalones, vagando entre las duchas, desesperado por un retrete. WC que, empañado por el miedo de las SS y por la tensión, ya había pasado sin siquiera darse cuenta.

Los tres llevamos la bolsa a su destino, Mimma tomó el control de la situación y se hizo cargo de las operaciones, yo manejé, a sus órdenes, los caudales de agua para los distintos enjuagues y Romano realizó las operaciones de descarga, tras lo cual casi Me sentí mareado.

Para no mostrar a los alemanes nuestro malestar, intentamos recuperarnos rápidamente y salir de los baños Herren (hombres) dándonos un porte, como si nada hubiera pasado.

Nos quitamos los guantes plásticos de forma natural, doblamos y guardamos minuciosamente nuestra bonita bolsa verde enjuagada y limpia, lista para las próximas ocasiones, echamos un vistazo distraído a las suelas de los zapatos para ver si por casualidad estaban engañando, con inconfundible huellas, los peligros incurridos y con indiferencia tiramos las bolsas de los perros, utilizados con fines humanos.

Con digno decoro salimos del camping, sin traicionar la menor emoción, mientras una imperiosa pregunta martillaba en nuestro corazón: "... ¿dónde encontraremos, mañana, la fuerza y ​​el coraje para repetir una maniobra como esta? ..." .


Catedral de gusanos

La visita a la ciudad de Worms nos distrae de esta embajada, después de todo, la vida de los camperos es esta: ¡alegrías y tristezas en continua alternancia!

Admiramos la catedral de Worms, la antigua capital de los borgoñones, completa con la misa dominical y luego llegamos a la Leitfrauenkirche, una iglesia entre los viñedos famosa por el vino que se produce allí, el "Leitfrauenmilch" (literalmente "Leche de la Madonna "), pero no podemos comprarlo, porque la reventa está cerrada los domingos. Luego continuamos hacia Meinz (Mainz) donde Gutenberg inventó la tipografía móvil para imprimir hacia mediados del siglo XV.

El Rin siempre nos acompaña en nuestro viaje, junto con sus leyendas: el oro del Rin, los Nibelungos, el Dragón, los Caballeros Celtas de la Alta Edad Media. Por todas partes fuentes e imágenes que reproducen la historia de una cultura germánica tan alejada de la mediterránea, pero fascinante y misteriosa, aunque severa y lúgubre.

Por la noche acampamos literalmente en la orilla del Rin, constantemente atravesados ​​por chiattoni enormes, plácidos y silenciosos, que transportaban materiales y contenedores, ondeando las banderas de diferentes naciones.

Una vía fluvial amplia y transitable que une a más de una nación, ajena a las fronteras.

El río como barrera y, al mismo tiempo, como unión de estados; a veces como el único camino de salvación.


Reno

Mimma nos contó, de hecho, la dramática historia de su padre y su tío, detenidos en Pisa después del 8 de septiembre de 1943 y deportados a un campo de trabajo en Alemania, cerca de la frontera con Suiza.

Consiguieron escapar y nadar hacia el Rin, que marcaba la frontera con Suiza.

Su padre logró llegar a la orilla y izarse a tierra, inmediatamente ayudado por los suizos, mientras que su hermano, recordado por los gritos de auxilio de un compañero de fuga que estaba a punto de ahogarse, regresó a rescatarlo y juntos volvieron a la labor. acampar.

Era tarde en la noche, el padre de Mimma llamó a su hermano durante mucho tiempo, desesperado, pero, al no obtener respuesta, durante meses ella lo lloró hasta la muerte, creyendo que se había ahogado miserablemente en el río.

Al finalizar la guerra, su hermano fue el primero en regresar a casa, evitando la agonía de su familia por su presunta muerte, mientras que el padre de Mimma, asistido en Suiza por la Cruz Roja Internacional, fue informado de la salvación de su hermano incluso antes de regresar a Italia.

Mientras lo bordeamos en su avance hacia el Mar del Norte, el "Padre Reno" se ofrece en toda su belleza teutónica, con las masas del verde oscuro de su vegetación, con el rojo ladrillo de sus edificios, encapsulado en afilados tejados negros y en pendiente, con las piedras oscuras y severas de sus primitivos castillos.

Lunes 26 de mayo de 2003 Salida h. 11 Km - 1.216

Como siempre, la majestuosidad de los ríos me seduce y fascina.


Boppard

Me da una sensación de vértigo pensar cuánta vida, cuánta historia, cuánto pasado lejano han acompañado con su fluir inalterado e imparable. Son el alma de la historia, mucho más que los mares o las montañas.

Nos detenemos a admirar Boppard, un pueblo de cuento de hadas, intacto y preciso, desplegado como una sonrisa en la margen izquierda del Rin, mientras más adelante, hacia Coblenza, extensos y ordenados viñedos, con vistas al río, adornan su margen izquierda, puntuándola de Gráficos elegantes y simétricos.

Frente a los viñedos de Reno, Romano y Mimma se abastecen de Riesling Lorelei.

Viajando por la llanura renana, me doy cuenta de por qué la palabra "kitsch" se ha vuelto de uso común para indicar algo tosco, pesado y poco elegante. De hecho algunos edificios, algunas estatuas se parecen a las casitas de "Hans und Gretel", hechas de mazapán, con colores infantiles y azucarados.


Encuentro del Rin con el Mosela

Esta lengua alemana, de la que conozco de diez a veinte palabras, empieza a parecerme menos impenetrable, me adueño de unas cinco palabras al día, empiezo a escindir su construcción, a entender los diferentes plurales, a sentirme menos rechazado por este barrera de incomunicabilidad, creada por sonidos desconocidos y construcciones gramaticales.

Desde los días de Andalucía, Mimma ha sido perseguida por la ducha fría, como Fantozzi por la nube del dependiente. Cuanto más anhela una ducha agradable, cálida y vigorizante, más los grifos (todos) se niegan a complacerla: ¡parece obsesionada por un hechizo!

Romano y yo, menos aficionados a las duchas, pero más afortunados que ella, recibimos las historias de sus fracasos con incredulidad mezclada con vergüenza, por habernos beneficiado de placeres que le son negados, de un extremo a otro de Europa.

Martes 27 de mayo Salida h.10.30 - Km 1.369

"Der Vater Rhein" es verdaderamente un padre amoroso: une, conecta, transporta, entrega, acompaña, guía y acoge.

Animadas multitudes de estudiantes pululan desde los transbordadores que conectan sus costas, tejiendo lazos de estudio, trabajo, amistad. El agua como tejido vital, como entrecruzamiento de vidas, como red de historias.

Estos grandes ríos son verdaderos padres de las naciones que bañan: dan forma y condicionan su historia. El "Padre Reno" también recibe con cariño a los altivos cisnes blancos, que se deslizan sobre sus aguas con desprendida elegancia.

Esta noche dormimos en un campamento en el bosque y el arrepentimiento de mi vida en Pianbosco, un centro residencial cerca de Tradate, se vuelve más conmovedor.

A veces nos asombra cómo pudo haber pasado que algo tan amado terminó así, sin gritar de arrepentimiento, sin correr hacia atrás para agarrarlo, retenerlo, porque ahí estaba toda tu vida, todo tu corazón ... y uno no se puede, no se debe abandonar el corazón.

Pero lo hizo. Mi bosque encantado definitivamente pertenece al pasado y esa magia de la vida, con el arroyo no lejos de casa, los lirios del valle en primavera en sus orillas, los castaños en otoño por todas partes y los hongos Boletus Badius en el jardín, se ha desvanecido para siempre.


Recuerdos de Pianbosco

En invierno, en las noches de luna, la luz deslumbrante de la nieve hechizaba, el silencio reluciente, interrumpido solo por los sordos golpes de la nieve que se desprendían del encaje de las ramas, te dejaba sin aliento, mientras se destacaban los troncos de los árboles. negro contra la blancura plateada.

Esperabas, en cualquier momento, ver hadas con velo plateado, gnomos con abrigos de colores, elfos de luz u otras criaturas fantásticas emerger de detrás de los árboles, o del mismo manto de nieve que cubría el suelo. De la mano, tejieron alrededor círculos sin dejar huellas.

En verano, sin embargo, el bosque se llenaba de acacias en flor y se convertía en un enorme pulmón verde que, al respirar, inundaba el aire con un aroma sutil y lánguido.

En Pianbosco, enterrado junto al arroyo, bajo un roble de tronco bifurcado que ahora quizás ya no reconocería, dejé a Mini, mi infortunado caniche, que pasó por nuestra vida en un momento de gran aprensión y preocupación por el asma alérgica. mi marido, a quien por tanto no pude dar la atención y los cuidados que merecía su dedicación, y Lola, nuestra gata blanca, "madre coraje" de numerosas camadas.

Recogí a Lola en un desagüe de una acera, cuando todavía vivíamos en Milán, y fue nuestra compañera de vida durante ocho años, hasta que la encontramos muerta, tal vez envenenada, en la puerta de Pianbosco.

Fueron amigos en la vida Mini y Lola y ahora descansan juntos, muy cerca, bajo un lecho de hojas y humus, que los cubre como una caricia.

El campo donde vivo ahora es hermoso, exuberante de vida, explosivo de colores, pero no tiene la magia misteriosa del bosque, no tiene el claroscuro del sol brillando a través de las hojas, no tiene el frescor reparador. de los árboles, que se entrelazan entre ellos creando senderos sombríos, llenos de susurros.

Miles de pájaros pueblan el bosque y el silencio nunca es silencio, aunque lo parezca, porque siempre se apoya en una trama de gorjeos, cantos, gritos, que se mezclan y entretejen en una única red de sonidos armoniosos o imperiosos.

El bosque es de árboles y pájaros y me sentí privilegiado de ser hospedado por ellos y poder compartir mi vida con ellos.

Poder ofrecerles a nuestras hijas niñez y juventud en el bosque encantado fue un regalo que mi esposo y yo estábamos felices de haber podido hacer, pues su crecimiento, su fase evolutiva, se ha desenredado entre senderos sombríos, carreras sobre alfombras de hojas, volteretas en la nieve, recogiendo castañas y setas, largos abrazos a los troncos de los árboles, para escuchar el latido del corazón.

No volví a ver mi casa nunca más.

Esta noche, en el Dünnwald Camping (campamento del bosque largo), cuando llevamos a los perros a la caminata higiénica, encontramos un recinto con jabalíes en el bosque, seis de ellos eran cachorros y de inmediato corrieron a mirarnos.

Eran encantadores con sus hocicos largos y estrechos, patas puntiagudas y librea rayada. No les aguarda un largo destino, pero al menos, hasta entonces, su vida transcurrirá en el entorno apropiado para ellos y esto, en comparación con el destino de sus primos civilizados, los cerdos, encerrados en el horror de las jaulas de la ganadería intensiva. , ya es un gran "lujo"

Miércoles 28 de mayo salida h. 11 - 1.503 Kilómetros

Y esta mañana fui a despedirme del bosque encantado

Saludé a los jabalíes que enraizaban en el suelo, llené mis ojos con el verde protector de los árboles, dejé que un largo río transparente de nostalgia y arrepentimiento se deslizara sobre mi corazón, luego regresé tristemente a la camper, precedido por el escuadrón petulante. de canetti.

Los niveles. Los niveles de los tanques de la caravana (y también de los organismos) son la principal preocupación de los kampeereren. Nuestra serenidad depende del llenado de unos y del vaciado de otros. Si la mañana nos permite lograr el equilibrio perfecto entre estas dos realidades, el viaje continúa relajado y alegre.

Esta mañana fue una de esas mañanas positivas en las que todo salió bien, perfectamente. Incluso Mimma rompió momentáneamente el hechizo que la atormenta y tomó una ducha caliente, mientras yo podía lavar y secar mi largo cabello.

En cuanto al resto de operaciones de vaciado, podemos presumir de haber conseguido una técnica de tres vías envidiable, que nos ha resguardado de las represalias de las SS.

Parece una broma o una paradoja, pero algunos "nein" que han sido contestados, fueron de una negación tan absoluta, acompañados de una mirada tan glacial, que hizo que nuestra sangre se congelara a lo largo de la columna.

Ni siquiera me atrevo a pensar en el terror que ciertas órdenes o prohibiciones debieron infundir en el rostro de los prisioneros de los campos, que no entendían ni una palabra de este idioma y mucho menos entendían a dónde los habían transportado, ni por qué.

Época antigua, afortunadamente, y negada por todo el pueblo alemán, pero que inundó al mundo de sufrimiento, dolor y barbarie de todo tipo. Tiempos que nuestra generación no puede borrar de la memoria, de hecho durante el viaje surgen recuerdos e historias de guerra, pero que ya no pertenecerán a la nueva generación de europeos que se está formando. Una Europa ampliada a muchos Estados de nuestro viejo continente que, tras superar siglos de guerras, enemistades, enfrentamientos y malentendidos, avanza finalmente lenta pero continuamente hacia la unificación.


Catedral de Colonia

La catedral de Köln (Colonia) es impresionante y hermosa, incluso si está rodeada de estructuras que degradan su majestuosidad.

Milagrosamente escapó de los bombardeos y esto explica que a su alrededor haya edificios modernos, ferrocarriles y pasos subterráneos, que mortifican su grandiosidad, su sublime remontada hacia el cielo. En Köln hemos comprado acertadamente el Eau de Cologne 4711 original.

Jueves 29 - Viernes 30 de mayo de 2003

DORTMUND- Welt Hunde Ausstellung (Exposición canina mundial)

La Exposición Canina Mundial de Dortmund es digna de su importancia: stands cargados de productos para animales y criadores, expositores de todas partes, artículos refinados y chatarra.

Entre los artículos refinados, el primer lugar lo tienen los platos y campanillas de porcelana blanca y azul, producidos y diseñados en Dinamarca, que representan, con rasgos precisos y detallados, las cabezas de todas las razas de perros. Son caras y un servicio completo puede alcanzar cifras elevadas, pero para los entusiastas, que pueden y quieren permitírselo, son una satisfacción segura y gozosa.


Dortmund

La estructura de la exposición es amplia y cómoda, la organización, sin embargo, deja algo que desear.

Con la caravana tenemos la sede en una amplia zona de aparcamiento, con luz y agua cerca. Luego, para llegar al recinto ferial, tenemos que recorrer un tramo de carretera con nuestro carro, cargado con un transportín con perros, mesa, sillas y varias bolsas.

Todo previsto, todo prepago, todos los resguardos extraíbles de la tarjeta de registro. El hecho es que solo se espera que una persona acompañe a los perros, los demás pagan la entrada (eingang karte), así que me envían de regreso a la taquilla para hacer cola para el aeingang karte para mí y Mimma.

Todo planeado, todo organizado ... de hecho, incluso si llegamos de madrugada (6.20 horas) a la sala de exposiciones, pasó más de una hora antes de que estuviéramos seguros de cuál era, precisamente, el anillo para Bonita, quien, habiendo intuido que un nueva "barbuda" la esperaba esa mañana, agachada en el fondo del portabebé, trató de camuflarse detrás de la barrera protectora del cuerpo de Pepito

Durante dos días la había mantenido bajo entrenamiento autógeno, en un intento de llevarla a un estado de ánimo asertivo, de convencerla de su potencial y, por tanto, de su absoluta posibilidad de victoria.

Se abandonó lánguidamente en mi hombro, abrumada por mi insinuante susurro y por todas mis técnicas de autoconfianza, enriquecida por leves rasguños dentro de la oreja.

Me escuchó absorta, tan absorta que terminó dormitando en mi hombro. Con todo, consideré que esto podría ser positivo y que el resto del trabajo lo haría el inconsciente.


Mimma y Bonita

Terminó quinta con igual mérito, en el sentido de que pasó la primera selección, pero no entró en la lista corta de los cuatro finalistas ... ¡gracias a Dios, de lo contrario nos arriesgamos a perdernos el campeonato de Europa en Bratislava! ¡Así tendremos una vez más la excusa de presentar a Bonita a una importante competición y nosotros de recorrer Europa, adentrándonos en los laberintos de lenguajes cada vez más difíciles!

Ayer en el autoservicio logré hacer una frase completa: "Drei zusammen (tres juntos)" y lo más importante para hacerme entender por la cajera, que sumó los costos de las tres bandejas.

¡Me hinché como un pavo, dejando a Romano y Mimma en la ignorancia de saber lo que la cajera y yo nos habíamos dicho! ...

En Welt Hunde Ausstellung asistimos a la ceremonia de inauguración, completada con un discurso del presidente Fischer, el presidente de la F.C.I. Hans Muller, el burgomaestre de Dortmund Gerhard Langermeyer y el representante del Ministerio de Agricultura.

Parece haber sido el espectáculo más importante desde Birmingham Crufts, con 18,716 perros ingresados, incluidos 240 chihuahuas.

Aquí también los expositores y criadores italianos de chihuahua han tenido un gran éxito, incluso Pancho Villa II García llegó tercero en la ceremonia de premiación de la agrupación de perros de compañía.

Nuestros queridos contrincantes españoles volvieron a estar presentes en masa: en este punto nos reconocemos, nos despedimos y pronto también llegaremos a los "besos y abrazos".

La belleza de estos encuentros, que se repiten en las exposiciones, es que pueden derivar en amistades, tanto a nivel nacional como internacional, entre personas que tienen un denominador común: la pasión por los perros y, a menudo, por todos los animales. Personas que, a pesar de provenir de los cuatro rincones del mundo, son capaces de comunicarse, entenderse y transmitir una cálida armonía, de la que los perros son los intermediarios.

Fui testigo de una prueba de obediencia de perros de todas las razas, aún más conmovedora por la inesperada participación de un niño de unos dieciocho meses, que había seguido a su padre y a su perro al ruedo donde actuaban, junto con los demás participantes.

El perro del niño era un mártir: no solo tenía que concentrarse para obedecer las órdenes de su amo, sino que tampoco tenía que distraerse con todo lo que le hacía la "muñeca" rubia y sonrosada. Ella se acostó sobre él, lo agarró del pelo, lo abrazó, todo esto mientras el pobre perro no perdía de vista las órdenes de su amo y las cumplía, cuidando también de no hacer movimientos bruscos, que pudieran dañar al pequeño.

Fue una escena muy tierna, en la que el amor entre dos inocencias (la del niño y la del perro) se expresó en un entendimiento espontáneo y sin reservas.

Estos perros son magníficos: miran a sus amos como si fueran dioses, literalmente cuelgan ... de sus ojos, de sus gestos apenas insinuados, de su más mínima señal de mando y cuando la orden es acercarse al amo, se pegan. contra él, con la cabeza vuelta hacia arriba y los ojos de adoración.

Qué magníficos son los perros, casi siempre Border Collies, que bailan con sus dueños.

Es una muestra de gracia, ligereza y elegancia, en la que la simbiosis entre perro y dueño es total: uno no puede equivocarse, el otro no puede equivocarse, ambos deben estar al compás de la música, en el tiempo entre ellos y coordinados. a la fracción de segundo.

El espectáculo, que surge de una preparación que considero larga y muy agotadora, es emocionante y elegante.

Es un placer ver a los perros jugando al frisbee con sus dueños o jugando a la pelota entre ellos: Blue Borders vs Hot Dogs.

La pelota es un gran globo de colores que intentan, con saltos y golpes de nariz, robarse entre sí para hacerla entrar en la portería (similar a la del campeonato de fútbol de humanos) y marcar goles. Llevados por su alegría juguetona y frenética, sucede que perforan la pelota y ésta se desinfla; luego, cuando ven la pelota flotar en el suelo, los dos equipos ya no le prestan atención y se dirigen inmediatamente hacia la nueva pelota, que el entrenador lanza al campo.

El partido terminó 1 a 1.

Un momento muy sugerente fue la presentación de las razas orientales, desde los Greyhounds, los afganos, los Barzoi, los pequeños Greyhounds italianos, acompañados en su desfile de música, danza del vientre y extras disfrazados.

Los galgos tienen una elegancia innata: será el paso tanto el que les dé tanta majestuosidad, será el orgullo con el que portan la fluida cabeza de pelo lo que le dé a los afganos su elegante andar, será la sutileza de los hocicos y la refinada delgadez de los cuerpos que les da tanta ligereza, serán todas estas características las que harán de los galgos una raza impalpable, casi evanescente, como un suspiro.

Sábado 31 de mayo salida h. 10.15 - Km 1.658

Hacia la una llegamos a Kassel, deambulamos por el centro y bordeando el río Fulda, y luego llegamos con la autocaravana hasta el Castillo de la colina, donde nos esperaba una subida de 850 escalones junto a una cascada.

Digo "haría", porque la lluvia, la hora y el cansancio nos han empujado a consejos más suaves, condensando nuestro entusiasmo en muchos "Bellos ... Bellos ... Bellos" y dejando a los alemanes, intrépidos incluso bajo el agua, las delicias de la caminata a pie hacia la estatua de cobre de Hércules, colocada en lo alto del quiosco, en lo alto de la colina que domina la ciudad.


Kassel

Desde allí, la mirada se desliza hacia adelante, siguiendo la perspectiva muy larga de la Wilehmhöene Strasse hasta el centro de la ciudad.

Por la noche llegamos a un camping en Fulda a través de pueblos, rincones y calles dignas de los relatos de los hermanos Grimm, cuyo monumento habíamos visto unas horas antes en Kassel, su ciudad natal.

Era un camping ocupado en su mayor parte por residentes permanentes, con caravanas con terrazas protegidas por paredes de plástico transparente, jardines de flores, faroles y estatuas: un pequeño centro residencial para familias con niños, en la orilla del Fulda, donde ir Pasa los días de fiesta, rodeado de naturaleza y tranquilidad.

Hemos transportado dos veces nuestro hermoso saco verde al lugar habilitado para tal fin, realizando todas las operaciones necesarias de manera impecable, hemos, gracias a los Chihuahuas, socializado con niños y jóvenes alemanes y hemos, gracias a la Con la ayuda de un italiano ahora alemán naturalizado, pude reservar bocadillos recién hechos para el desayuno de la mañana siguiente, un lujo que nos gratificó y recompensó por todas las veces que comimos pan duro o, peor aún, nos quedamos sin él.

Come c’è capitato di rimanere senza burro.

Partendo dall’Italia, infatti, abbiamo fatto una provvista minima di latte e burro, avendo la certezza che in Germania avremmo trovato il meglio di questi prodotti.

Mai previsione fu più errata: per il latte e panne varie non c’è stato problema, ma per il burro la ricerca è stata affannosa. Quando chiedevo "butter" con la pronuncia tedesca, non inglese, sembrava dicessi una parolaccia, tanto mi guardavano ostili o neppure mi prendevano in considerazione.

Tutto quello che riuscivamo a trovare era un panetto intirizzito di margarina che, a quel punto, eravamo Mimma ed io a non voler prendere nemmeno in considerazione.

Anche al campeggio abbiamo cortesemente declinato l’offerta di margarina da spalmare sui panini freschi e ci siamo rifugiati in deliziose marmellate portateci da casa.

Siamo ripartiti accompagnati da grandi, amichevoli saluti da parte di tutti gli stanziali, che rimanevano a godersi la domenica, facendo magari un giro in canoa sul fiume.

Il mio tedesco sta raggiungendo livelli di alta conversazione. Riesco a dire: "Ich bin italienisch" (tanto per bloccare subito sproloqui in tedesco di cui non capirei un accidenti), a chiedere "Ist das Wasser warm?" (prima di entrare nella doccia ed incorrere, magari, nel solito maleficio delle docce gelate che perseguita Mimma) ed a cercare disperatamente: "Eine Italienische Zeitung" (per sapere se in patria va tutto bene e le sorti della nostra fortunata nazione continuano ad essere condotte con illuminata maestria.)

Gli unici due giornali, che siamo riusciti a procurarci finora, ci dicono di sì, che possiamo stare tranquilli e viaggiare sereni, assistiti dalla certezza che in Patria è tutto sotto controllo e, al nostro ritorno, troveremo tutto in ordine. Meno male!

Domenica 1 giugno partenza h.10 – Km 1.840

Oggi abbiamo visitato due città veramente belle: Fulda in Assia e Würzburg in Franconia.

Fulda ha una Cattedrale circondata da una piazza ampia e solenne che la valorizza, al contrario di Colonia dove la Cattedrale è umiliata da soffocanti sovrastrutture moderne. Anche il centro di Fulda è piacevole, caratterizzato dalle facciate aguzze delle sue case a graticcio, con finestrine ornate e decorate da deliziose tendine, ciondoli appesi, fiori o piante.


Cattedrale di Fulda

Le tende alle finestre, che per noi sono una barriera contro gli sguardi indiscreti, in Germania sono motivo d’ornamento per la finestra, la finestra è motivo d’ornamento per la casa e la casa, con le sue finestrine vezzose, è motivo d’ornamento per la strada. Così come ornamentali sono i giardini delle città, carichi di colori, fiori e zampilli o i giardinetti delle abitazioni che, per quanto minuscoli possano essere, sono tanto più tenuti con amorevole cura ed attenzione.

Nella cura del loro immenso patrimonio di verde e di fiori, i Tedeschi esprimono tutto il loro amore ed il loro rispetto per la natura. Hanno dei parchi e dei boschi invidiabili, profumati di terra, di muschio o di alberi in fiore, anche nel centro delle città e se li godono, li vivono, li abitano gioiosamente, consapevoli di possedere una grande, verde ricchezza.

Würzburg è una città tutta da vedere, dalla splendida Residenz al Dom, fino alla Domstrasse che conduce al ponte sul Meno, dominato dalla poderosa struttura della fortezza di Marienberg


Würzburg


Marienkapelle

Alla Marketplatz, la Marienkapelle, esempio sublime di kitsch, tutta bianca e rosina, con le gugliette di panna e zucchero colorato, ha strappato a Romano un toscanissimo: "…Bella!…Madonna ragazzi!…", che ci ha fatto scoppiare fragorosamente a ridere in mezzo alla piazza, richiamando l’attenzione degli avventori domenicali, che seduti su panche, di fronte a lunghi tavoli rettangolari dalle sgargianti tovaglie di plastica rossa, trascorrevano la serata festiva, allegramente scolandosi pinte di birra e litri di vino del Meno.

Il gusto kitsch ti accompagna burlescamente ammiccante in tutte le città tedesche.

Arrivano persino a tingere gli obelischi di pietra grigia del solito colore rosina "trà sù de ciocch" (vomito d’ubriaco, in dialetto milanese), caratteristico di tanti loro edifici. Ormai non lo commentiamo nemmeno più, perdonando loro ogni grossolanità stilistica, perché la espiano, compensandola, con la bellezza dei loro fiori, dei loro parchi, dei loro boschi.

Lunedì 2 giugno partenza h.10,30 – Km 2,120

Solenni, maestose, ascetiche sono riapparse all’improvviso, dietro a morbide colline boscose, le Alpi. Magnifiche nel loro distacco lunare, nella loro imperiosa crudezza. Siamo prossimi al confine austriaco, nelle vicinanze di Füssen, in Tirolo.

Il paesaggio è cambiato: laghi e laghetti di acque cristalline si aprono improvvisi in mezzo ai prati e placide mucche, pesanti di latte, vi sostano pensose.

A sinistra, in lontananza, si stagliano i primi due castelli di Ludwig di Baviera: Hobermergau e Neuschwanstein

Anni fa, proprio da Pianbosco, partimmo con le nostre figlie per percorrere l’"Alpenstrasse" e visitare tutti i castelli di Ludwig.

Soleda e Samanta avevano da poco cominciato lo studio del Tedesco al liceo linguistico e m’insegnarono, durante quel viaggio, i primi rudimenti della pronuncia tedesca, nell’approfondimento della quale continuai a tormentarle durante tutto il viaggio. Rimpiansero subito di avermi iniziato alle delizie dei suoni gutturale e delle combinazioni di vocali, che esprimono suoni diversi da quelle che appaiono.

Visitammo tutti i castelli di Ludwig, compresi Linderhof e quello sul lago di Herrensee.

Ammirammo Monaco e la sua Fiera settembrina dei fiori, stupefacente per la fantasia di colori, composizioni e strutture da giardino.

Ci spingemmo fino a Dachau e poi, in Austria a Mathausend, immergendoci in un’atmosfera di silenzi e bisbigli, per ascoltare i quali trattenevamo i battiti del nostro cuore. Silenzi e bisbigli che ancora ristagnavano nell’aria dopo l’orrore, come se l’eco dei lamenti e delle urla di chi tanto vi soffrì, non volesse allontanarsi mai più da quei campi di sterminio.

"Arbeit macht frei" c’era scritto all’ingresso di tutti i lager: il lavoro rende liberi.

A Berchtesgaden ci elevammo al " Eagle nest" (nido d’aquila) del Führer, spaziando su un panorama di vette inviolate, vasto e grandioso, e ci calammo nelle sue miniere di sale, costretti a vestirci come minatori ed ad utilizzare strani trenini e scivoli, come mezzi di trasporto. Infine una sera, smarriti nei boschi austriaci in cerca di una Gasthaus, facemmo un’incontro indimenticabile: uno splendido cervo ci attraversò la strada, illuminato in pieno dai nostri fari.

Gustavamo prime colazioni laute e succulente, non negandoci nulla di quello che le generose Gasthaus bavaresi ci offrivano, mentre in Austria terminavamo i nostri pranzi con le delizie della pasticceria austriaca, dalla Sacher Torte allo Strüdel mit Sahne.

Soleda ed io, rapite da tante seduzioni, tornammo a Pianbosco ingrassate di due chili e mezzo, ma senza rimpianti, se non quello di non poter proseguire le nostre inappagabili escursioni mangerecce.

Martedì 3 giugno 2003 partenza h. 8,30- Km 2.640

Ancora una notte in un autogrill fra i monti vicino Bolzano e fra alcune ore a Siena.

Sentiamo che il viaggio è finito e desideriamo concluderlo il più in fretta possibile.

I livelli non sono più un problema, le docce calde neanche, la lingua tanto meno.

Ieri alle diciassette e quarantacinque siamo stati riassorbiti dal ciclone Italia.

Abbiamo ricominciato subito a pagare salati pedaggi autostradali (in Germania le Autobahn sono gratuite) ed abbiamo cominciato subito ad essere incalzati da guidatori estrosi, che superano da destra e da sinistra.

Respiriamo di nuovo l’aria di frenetica, inarrestabile attività cui siamo abituati. Guardiamo i panorami familiari con occhi d’amore e di rabbia: vorremmo per il nostro paese un presente e un futuro migliore, ma ci riemergiamo, invece, nella meschinità dei soliti litigi, nelle laceranti inconcludenti contrapposizioni della classe politica.

I giornali ci confermano che i nostri politici vegliano su di noi lavorando per il nostro futuro ed il nostro benessere.

I clandestini disperati continuano a sbarcare in massa, sulle nostre coste in cerca di un "domani" che non troveranno.

I fautori del federalismo-secessionismo rifiutano l’Inno di Mameli che non riconoscono come Inno Nazionale, mentre i "residuati" della Monarchia, ringalluzziti dal ritorno dell’ex famiglia reale, non si riconoscono nella Festa della Repubblica e protestano contro le celebrazioni del 2 giugno. Come italiana mi sento stanca, stanca di essere presa in giro dai potenti, disillusa dalla malafede e dall’ipocrisia, in mezzo ai quali si è srotolata la mia vita.

Mio padre, da sincero socialista d’inizio novecento, sperava tanto nel "Sol dell’avvenire": morì rabbuiato ed immalinconito all’inizio degli anni ’80.

Negli anni ’90 tangentopoli e l’innamoramento dell’Italia per un magistrato di Mani Pulite, poi via Mani Pulite e l’innamoramento dell’Italia per l’"Unto del Signore"

Il capitalismo spudorato o le dittature feroci a dominare il pianeta……ma la speranza,… la speranza di una più equa distribuzione della ricchezza, in una vita migliore per tutti, dov’è finita?

Qua si muore d’obesità, di là si muore di fame e di sete. "A chi tocca ‘un brontoli!" dice un proverbio toscano. E’ colpa di tutti, non è colpa di nessuno, chi ha fede rimette tutto all’aldilà e chi non ce l’ha subisce o se ne fa una ragione.

La memoria delle paci montane, dei silenzi boschivi, del flusso lento dei fiumi, scivola all’indietro dalle nostre spalle e si snoda in un nastro ondeggiante d’immagini, che son già ricordi.

Erinnere, sì ricorda, gli istanti di viaggi vissuti, i contatti di vita inattesi, che per un attimo si sono incrociati per poi separarsi di nuovo, per sempre.

Il cameriere kosovaro di Fulda, che parlava bene l’Italiano, per aver lavorato dodici anni in Italia, e che aveva salvato con i suoi guadagni, dalla guerra e dalla fame, la sua famiglia in Kosovo.

L’operaio sardo del comune di Colonia, che dopo più di quaranta anni trascorsi a lavorare in Germania, aspettava solo la pensione per poter tornare in Italia od il parrucchiere marchigiano, che ci procurò i panini freschi per la colazione al campeggio sul Fulda e che, dopo un’intera vita trascorsa in Germania, non aveva nessuna intenzione di rientrare in Italia, ma preferiva rimanere in terra tedesca, dove ormai si sentiva a casa.

Erinnere, ricorda, l’incanto della natura e il kitsch dei monumenti, la grandezza di un popolo di filosofi, letterati e musicisti e la manovrabilità della sua mente e della sua volontà se un Führer delirante riesce ad impossessarsene, ammaliarle e corromperle con l’esaltazione del " Deutschland, Deutschland uber alles".

Erinnere, ricorda, la cordialità di molti e la grinta glaciale di alcuni, a cui comunque hai regalato e ti hanno regalato, istanti della propria vita.

ERINNERE!

Alba Raggiaschi

Nota
Questo articolo è state inviato da un nostro lettore. Se pensi che questo violiil Diritto d'autore o la Proprietà intellettuale o il Copyright preghiamo di avvisarciimmediatamente scrivendo all'indirizzo [email protected] . Grazie


Video: CONSEJOS PARA TU VIAJE A ALEMANIA