Receptáculo floral - Tálamo - Qué es y para qué se utiliza

Receptáculo floral - Tálamo - Qué es y para qué se utiliza

PLANTAS: CÓMO VIVEN Y CÓMO SE HACEN

RECEPTÁCULO o TALAMO

El receptáculo (o tálamo) es la última porción del pedúnculo del que se originan todas las partes florales. En realidad no es más que un eje con internos muy cercanos.
Dependiendo de cómo encajen las partes florales, podemos hablar de:
  • flor acíclica cuando las partes florales se insertan siguiendo una línea helicoidal (espiral);
  • flor hemicíclica cuando algunas partes de la flor se insertan inverticilli (círculo alrededor de un eje). Un ejemplo es el Ranucolaceae;
  • flor cíclica si todas las partes florales encajan en verticilos (círculo alrededor de un eje).
En general, el perianto forma dos verticilos (conjunto de elementos de una planta como hojas, ramas u otros órganos, insertados en el mismo eje y en el mismo plano, que salen de un tallo al mismo nivel), el androceo forma 1 o 2, el 1 da un total de 4 o verticilos. En última instancia, una flor será tetraopenacíclica y esta última se llamará flor llena.

También te pueden interesar los siguientes artículos:

  • PEDÚNCULO
  • TALAMO o RECEPTÁCULO
  • PERIANTIO
  • COPA
  • COROLA
  • ANDROCEO o ESTAMBRE
  • GINECEO o PISTILO

Gemma (botánica)

Allí joya es un órgano vegetativo que representa el primordio de un nuevo eje vegetal, del que pueden originarse hojas, ramas y flores.

Es decir, es un rodaje en desarrollo en el que se puede distinguir:

  • a cono vegetativo, eje cónico corto, formado por celdas sistemáticas, que representa el ápice del brote
  • bocetos de hojas, ubicadas a los lados del cono vegetativo, se vuelven más desarrolladas a medida que se alejan de la parte apical y darán lugar al desarrollo de las hojas
  • inicios de las ramas, colocadas en la axila de los bocetos foliares, se organizarán en complejos meristemáticos iguales a la yema y se convertirán en órganos axiales: las ramas.


Una flor o inflorescencia se desarrolla a partir de la unión axilar de la bráctea y puede asumir varias formas y diferentes tamaños. De ahí que se diga que las brácteas son hojas transformadas que protegen la flor y el fruto de las heladas y plagas.

Una de las principales funciones de las brácteas es proteger, por ejemplo, el capullo de la flor.

Las brácteas son generalmente de color verde y pueden confundirse con las propias hojas en algunos casos pueden tener varios colores, tanto que en ocasiones se confunden con la flor o con el fruto, como ocurre en la planta de la avellana.

En este caso las brácteas también realizan una función vexilar, es decir, actúan como un llamado a los animales polinizadores. Ejemplos clásicos de plantas provistas de brácteas con función vexilar son la flor de pascua (Euphorbia pulcherrima Willd.) Y buganvillas.

Una bráctea grande, a menudo coloreada, que encierra un conjunto de flores (como, por ejemplo, en las Palmas o en el género Arum), se llama "espata". En el genero Aro la espata es petaloidea, con la función de atraer insectos polinizadores.

Un conjunto de brácteas más o menos compactas o fusionadas se define como una "envoltura" típica que se encuentra debajo de las inflorescencias de muchos Asteraceae es Apiáceas.

La espátula de Aro es una bráctea con función vexilar.


Propiedades beneficiosas

La alcachofa siempre ha sido considerada un alimento tónico y digestivo conocido por su característico sabor amargo, sus principales componentes activos son los derivados del ácido cafeico (incluida la cinarina), flavonoides y lactonas sesquiterpénicas.

Gracias a estos principios activos en la alcachofa se reconocen: actividad colerética y colagoga, es decir, es capaz de estimular la producción y secreción de ácidos biliares.

Los efectos de la alcachofa sobre el hígado ya eran ampliamente conocidos en el siglo 17. Estudios más modernos, iniciados en el siglo pasado, confirmaron las propiedades estimulantes de sus extractos tanto en el hígado como en la vesícula biliar.

Los ácidos biliares permiten la digestión de ácidos grasos y reducen los niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre.

También tiene una probada acción antioxidante y hepatoprotectora, en el sentido de que protege al hígado de los procesos de oxidación.

Desde este punto de vista, la alcachofa puede considerarse un remedio de propiedades depurativas lo que ayuda al organismo a no acumular toxinas.

De hecho, el hígado es uno de los órganos encargados de la depuración del organismo, por ello promover su buena salud también significa promover la depuración del organismo.

Además, las propiedades depurativas de la alcachofa también se basan en el hecho de que Es rico en fibra y gracias a los compuestos flavónicos y sales minerales, en particular potasio y magnesio, también tiene acción diurética, favoreciendo así la función depurativa renal.

La capacidad para estimular la diuresis, la actividad del hígado y la de la vesícula biliar fueron solo los primeros aspectos en los que la investigación se centró en los beneficios de esta verdura, que luego se extendió a sus efectos sobre las grasas sanguíneas, su actividad antioxidante y su potencial en caso de de la diabetes.

De hecho, un efecto hipoglucemiante.

Como se mencionó, la alcachofa también contiene mucho hierro. Lamentablemente, el hierro de origen vegetal se asimila con menos facilidad que el presente en los alimentos de origen animal para aumentar su biodisponibilidad es posible aprovechar las propiedades de los ácidos orgánicos, como el ácido ascórbico, que se pueden añadir en recetas a base de alcachofas en el forma de jugo de limón.

En conjunto, por tanto, esta planta realiza actividades útiles para la digestión.


Flor, semilla y fruto

Descripción detallada de la morfología de flores, semillas y frutos: estructura y reproducción (8 páginas en formato doc)

Sin embargo, la flor típica se encuentra solo en angiospermas (plantas en las que el óvulo está protegido por el ovario, una estructura derivada de las hojas).

El receptáculo
El receptáculo (también llamado tálamo o toro) puede tener varias formas y es la parte donde van los otros órganos florales para insertarlo, muchas veces envuelve el ovario garantizando una mayor protección de la parte fértil femenina. En algunos casos, una vez realizada la fecundación, se hincha y madura incorporando el ovario, dando lugar a la formación de falsos frutos.

El receptáculo a veces puede estar ausente como en las inflorescencias de cabeza plana.

El cáliz
El cáliz, formado por todos los sépalos, es de origen foliar y realiza funciones de soporte, protección y fotosíntesis en algunos casos se pigmenta (cáliz corollino: p. ej., acónito) y reemplaza la corola.
A veces hay una estructura accesoria llamada taza pequeña.
Cuando la flor está madura, generalmente el cáliz es transitorio, pero hay casos en los que persiste y envuelve el fruto (silene, alchechengi) o se convierte en un órgano volador (llamado pappus) adecuado para esparcir la fruta (por ejemplo, diente de león).

La corola
La corola está dada por el conjunto de pétalos o tépalos, suele ser de origen tallo y realiza funciones vexilares y protectoras de las partes fértiles. En algunos casos existen estructuras accesorias como paracorola y néctares (también estambres modificados) que contribuyen a atraer animales polinizadores (casi siempre insectos). Por lo general, cuando la flor está madura. (esporangios maduros) la corola está abierta (camuflaje), sin embargo en ciertas plantas (trigo, guisante) permanece cerrado (cleistogamia).

  • Cuota
  • Cuota
  • Cuota


Video: biologia 3