Me presento son uranio natural

Me presento son uranio natural

LOS ARTÍCULOS DE NUESTROS LECTORES

Me presento son uranio natural

Desde hace unos meses estoy en boca de todos, casi como si me acabaran de descubrir y me están contando de todo, bueno y malo.

¡Pero he existido durante más de cuatro mil millones de años (más de un siglo, menos de un siglo) y estoy asombrado por tal conmoción!

¿Alguna vez te has preguntado por qué el corazón de la Tierra tiene una temperatura tan alta? En parte se debe a la enorme energía que libero, junto con mis hijos, al descomponerme en otros elementos más estables hasta convertirme en el protagonista más común.

Y luego están por todas partes: gracias a mi carácter muy "sociable", combino con casi todos los demás elementos naturales formando sales, óxidos y minerales (más de 150 conocidos) de hecho en pequeñas cantidades formo parte de muchas rocas del la corteza terrestre y estoy en constante movimiento entre ellos y luego me muevo fácilmente del mundo mineral al biológico.

A los que indiscriminadamente me acusan de ser demasiado "fogoso", exactamente radiactivo, quisiera aclararles una cosa: estoy compuesto por tres partes distintas con distintos pesos, una de 238 unidades atómicas, otra de 235 y la última de 234, pero dados los porcentajes en abundancia podemos aproximarnos diciendo que estoy compuesto casi en su totalidad por 238 con trazas de 235, y es este último el que es muy radiactivo, tanto que se utiliza en el sector energético como combustible nuclear tanto en civil y militar. Así que mi riqueza energética se mantiene en 235, y cuando me privan de ella, me quedo en su mayor parte compuesta por 238, por lo que se le llama uranio empobrecido.

En este estado mi radiactividad disminuye (¡no desaparece!), Pero es mucho más baja que la que emiten por ejemplo el radón22 o el potasio40 de los que curiosamente todavía no hablamos de ello (¡pero también llegará su turno!), Lo que aportan junto con los rayos cósmicos y otros, para constituir lo que se denomina "radiación de fondo natural".

En cualquier caso, lo poco liberador se blinda fácilmente, tanto que en la industria civil hay cientos de patentes que los utilizan, desde las quillas de los barcos hasta los dardos o los palos de golf.

Lo que más me preocupa es el abuso en el sector militar como alma de balas y cosas por el estilo: así disperso en el ambiente (después de los bombardeos) es peligroso para las poblaciones que vuelven a vivir en esos lugares y no solo para ellos sino también por el medio ambiente, con sus delicados ecosistemas, y por los acuíferos que pueden transportarme incluso lejos de las zonas estrictamente afectadas.

Por no hablar de mi aspecto tóxico como metal pesado: soy muy peligroso si lo ingiero o inhalo y en este caso también llevo a cabo mi radioactividad desde el interior del cuerpo humano, a menudo provocando daños irreversibles.

Espero que quienes han planeado este uso bélico también hayan pensado en el reclamo urgente y necesario que se debe hacer en esas áreas, y no pensaron que el paso del tiempo arreglaría todas las cosas, porque yo vivo otros mil millones de años, pero sí no me den ni una sola falta.

Nevio

Nota
Este artículo fue enviado por nuestro lector. Si cree que esto viola los derechos de autor o la propiedad intelectual o los derechos de autor, notifíquenos de inmediato escribiendo a [email protected] Gracias


Video: Seminario: Avances en el conocimiento del evento K- Pg. part3